Únete a mi comunidad

Recibe un boletín semanal con los mejores artículos

* campo requerido
/ ( mm / dd )

Blog

 

La joya más preciada de la vida es La Felicidad , todos queremos tenerla pero la vemos tan lejos que preferimos pensar en que tendríamos que hacer para algún día tenerla en nuestra vida, hacemos planes y de pronto la consideras tan inalcanzable que terminas por conformarte con ese algún día que lógicamente aseguraras estará fuera de tu alcance, y esto no es así, la Felicidad es un estado del Ser, es una forma en que percibes el mundo desde cómo te sientes contigo mismo, y es independiente de cualquier emoción, existiendo solamente serenidad y plenitud.

Uno de los engaños por así decirlo más grande es cuando basamos la felicidad en emociones que nos produce placer, motivación, alegría y todos los estados de ánimo positivos y estas emociones se dan cuando algo que sucede a nuestro alrededor nos agrada, liberando substancias como la dopamina, la serotonina y la endorfina en nuestro cuerpo, produciéndose así una sensación de bienestar momentáneo que cuando deja de actuar este estimulo, desaparece la sensación de supuesta felicidad, y esto va desde que alguien te diga un “Te quiero” , hasta comer un chocolate y lo más nuevo es que alguien que te importa le dé un like en Facebook a tu comentario.

 

Hoy en día se siguen dando muchos casos de mujeres que no son valoradas por su pareja, al ser los proveedores del hogar piensan que son merecedores de todo y los únicos que dicen y hacen bien las cosas provocando el desequilibrio de la autoridad , esto hace que la comunicación se pierda, ya que el hombre inconsciente o conscientemente empieza a cambiar su actitud que lejos de fomentar una comunicación sana, limita las conversaciones a palabras grotescas que poco a poco van invalidando la figura de la mujer provocando resentimiento.

Hay muchos casos así y me llama la atención como del amor se puede pasar fácilmente al miedo, y de ahí, la incomprensión y el sufrimiento aparecen convirtiéndose en un infierno la convivencia, lo más triste es que en muchos de estos casos la mujer no cuenta con ninguna preparación que le permita valerse por sí misma quedando atrapada en ese infierno.

 

Para muchos la Semana Santa significa vacaciones, algunos se prepararon para viajar a algún lugar recreativo, otros para visitar a la familia y otros simplemente descansaran en sus casas, pero este tiempo es más que eso, es tiempo de reflexión, a veces es más fácil evadir la invitación de este tiempo que hacer un análisis de la forma en que llevamos nuestra vida.

Quizá para muchos resulte agobiante y Si! por supuesto que lo es, no es fácil hacer una introspección y descubrir que el apego, la envidia, la soberbia o el miedo han estropeado nuestras relaciones, y no se trata de juzgar duramente nuestro pasado, se trata de entender que es parte de un proceso de la vida y que si queremos podemos hacer cambios para vivir mejor, porque tener calidad en la vida no solo es comer sano , sino estar sanos emocionalmente también.

 

He recibido muchos mensajes tanto de mujeres como de hombres que no se permiten dejar atrás las relaciones destructivas, aun sabiendo que sufren de violencia psicológica, maltrato físico e indiferencia.

La queja continua de su situación se ha vuelto el modo de vivir ya que sabiendo que no son felices deciden seguir ahí lastimándose profundamente y dejando a un lado la felicidad que todos merecemos tener.

Uno de los factores principales por los que siguen inmersos en esa situación destructiva es el miedo a quedarse solos, pero este no es real ya que hay miles de posibilidades de rehacer su vida al lado de personas que en verdad laos valore, pero tendrán que darse un tiempo para sanar y desintoxicar su estado emocional.

 

Cuál es tu relación con el fracaso?

Que te dice esta palabra que se ha usado a través del tiempo y está ligada a historias de decepción, tristeza o pérdida?

El fracaso según el diccionario es el resultado adverso a algo que se espera y como ves está de por medio las expectativas personales basadas en promedios establecidos, haciendo un análisis nos damos cuenta de que alguien más escribió el cómo deben ser las cosas o que resultado tienen que esperar y bajo esta perspectiva se emiten juicios sobre una palabra que si bien es cierto conlleva el sentimiento de pérdida de algo, también se adquiere una dimensión desconocida que nos lleva a obtener sabiduría.

El otro día leí en un libro sobre dos mujeres que habían dedicado una buena parte de su vida a la empresa para la que trabajaban, y de pronto se vieron despedidas, en un inicio se sintieron derrotadas y empezaron a juzgarse muy duramente y a limitarse por el simple hecho de sentirse fracasadas, al platicarse una a la otra sus problemas se dieron cuenta de que nada de lo que pasaba por su mente era real, simplemente los ciclos terminan y las nuevas oportunidades aparecen cuando en verdad nos disponemos a soltar lo que ya no nos sirve.

 

Una de las cosas por las cuales no encontramos nuestro camino es porque en muchos de los casos tenemos una cierta tendencia a repetir patrones, y esto es desde la parte consiente hasta la inconsciente.


Quiero ser como Mama o Papa y lo Soy
o
NO quiero ser como Mama o Papa y no Soy consciente que lo Soy

Recordemos que el ambiente familiar es lo conocido, permanecemos ahí una buena parte de nuestra vida, empezamos a salir de ahí de cierta manera en pequeños lapsos de tiempo que poco a poco se van haciendo más frecuentes hasta lograr la independencia total, pero cuando salimos de ese ambiente inconscientemente buscamos la aprobación constante de el núcleo familiar , especialmente de nuestros padres, sin embargo también puede suceder lo contrario , queremos demostrar que el camino que elegimos es mejor que el que me mostraron, y de cierta manera ser aprobados también, pero en ninguno hay plena expresión, porque el miedo a equivocarse y ser castigado está ahí.

 

Qué hermoso es poder comunicarnos a través de las palabras, expresar lo que sentimos, apoyar a un amigo, negociar, declarar, alentar etc. Siempre y cuando sea con un buen propósito y expresada con el mejor de nuestro Ser; la palabra construye, alienta y da vida, pero que sucede cuando utilizamos este don tan valioso basado en frustraciones, desánimo y cualquier sentimiento negativo que se alberga en lo más profundo de nuestro corazón, simplemente aniquila a nuestro interlocutor.

Se ha hablado mucho del poder de la palabra, lo sabemos, quizá muchos lo entendamos, pero poco hacemos consciente ese poder. He visto madres destruir a sus hijos, matrimonios en crisis, desempleados e infinidad de situaciones donde la causa inicial fue un comentario, se dice que la boca expresa lo que nuestro corazón tiene y no está alejado de la realidad, lo más grave es que utilizamos este Don divino a la ligera, sin cuidar como se quedan con nuestras palabras y la mayoría de las veces fluyen con ellas nuestras más escondidas emociones.

 

Las mujeres somos seres sensibles y con una fuerza extraordinaria a la vez, en otras épocas se le relacionaba con debilidad pero conforme fueron pasando los años las nuevas generaciones de mujeres se han apropiado de sus verdaderos dones y talentos y poco a poco están configurando la nueva realidad de la mujer decidida y auténtica, que elige y sabe perfectamente que desea en la vida y que no quiere vivir.

Este despertar que va más allá de querer tener un puesto mejor que los hombres o de ser tomada en cuenta en un proyecto o no es imparable, ya que la mujer actual, se sabe y se siente merecedora de las oportunidades que la vida le da, yo no soy feminista, pero sí estoy orgullosa de ser mujer, con todos los matices que nos rodean. He participado en círculos de mujeres que son maravillosas, y créanme que no se desgastan tratando de demostrar su fortaleza, simplemente se saben merecedoras de eso y ayudan a transformar el mundo lineal impuesto por la estructura patriarcal de una forma amorosa, canalizan sus energías en la verdadera transformación del mundo que está basada en el amor, la paz y la verdad.

 

Una de las conversaciones más frecuentes que dan origen a problemas, es el no estar conformes con la actitud de otros, puede ser en el trabajo, en la familia, en las relaciones de pareja o con los amigos, desearíamos que cambiaran para poder vivir felices y en paz. Eso es muy fácil, solo es cuestión de que frotemos la lámpara de Aladino y un genio transformara a todos los que nos rodean y siempre actuaran como queremos. La mala noticia es que no existe la lámpara con el genio y por lo tanto no podemos cambiar a nadie, y la buena noticia es que si puedes lograr lo que deseas, pero el camino es muy diferente y radica en cambiar nosotros, de esta manera poco a poco veremos esa transformación en los demás.

Si estás en esa situación en la que tu pareja tiene mal carácter y no te respeta, tu jefe te exige demasiado, tus papas no te valoran o los amigos no te toman en cuenta, valdría la pena que te sentaras tranquilo y analizaras lo siguiente

 

Todos tenemos sueños en la vida, muchos luchan por ellos día a día y otros se esfuerzan demasiado y nunca los realizan , la diferencia radica en que los primeros tienen muy claro el que desean lograr, el cómo lo harán, y muchas de las veces se sienten como si ya lo hubieran conseguido, en cambio los segundos, Si se esfuerzan mucho, pero en el camino se desaniman ante el cualquier obstáculo, vuelven a retomar el camino y de pronto dudan y se preguntan , valdrá la pena tanto esfuerzo ?, y si no lo logro? Y terminan diciendo “Creo que eso no es para mí”. Siempre hablamos de tener Fe en lo que queremos lograr, pero para tenerla primero hay que tener claridad de nuestras metas. , aquí están cinco puntos importantes que sería bueno considerar si en verdad deseas lograr tus objetivos o sueños.