Únete a mi comunidad

Recibe un boletín semanal con los mejores artículos

* campo requerido
/ ( mm / dd )

 

Las ideas irracionales o erróneas son creencias que se graban en la mente y a partir de ahí interpretamos las situaciones que nos pasan en la vida, esto no solo afecta nuestra realidad sino las relaciones que tenemos, porque nos ofrecen una visión limitada que impide una buena comunicación y forma sana de ver la vida.

Albert Ellis es el creador de la Terapia Racional Emocional Cognitiva (TREC), y en ella trata de descubrir estas creencias irracionales de nuestro pensamiento las cuales se clasifican en 11 y al distinguirlas se pueden sanar las emociones dolorosas, dramatizadas y exageradas que fueron generados por esquemas mentales distorsionados.

Por lo tanto se sostiene que no son los acontecimientos en sí los que generan las emociones sino la manera en que son interpretados, de tal manera que si cambiamos estos esquemas mentales somos capaces de generar nuevos estados emocionales, menos dolorosos y más congruentes con la realidad.

 Para esto se agruparon en 11 ideas irracionales que describo a continuación:

1.- “Creer que todos deben aceptarnos y amarnos”
Es casi imposible querer ser aceptados por todo el mundo, pero lo peor es que se genera una preocupación constante que desencadena en ansiedad.

2.- “Creer que para considerarnos valiosos se debe ser muy competentes, suficientes y capaces de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles”.
Intentar tener éxito está bien, pero el exigirse que se debe tener éxito es la mejor manera de hacerse sentir incompetente e ineficaz, el esforzarse más de la cuenta acarrea estrés y enfermedades psicosomáticas además de conflictos en las relaciones por querer ser superior a los demás creando un miedo constante al fracaso.

3.- “Creer que la gente vil, malvada e infame debe ser seriamente culpabilizada y castigada por su maldad”
Las personas somos seres ilimitados y sujetos a cometer errores consientes o inconscientemente, al culparlos no estamos resolviendo un problema, estamos generando rabia, hostilidad y agresión, pero lo más lamentable es cuando se culpan a sí mismos generando depresión, angustia o ansiedad.

4.- “Creer que es tremendo y catastrófico el hecho de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen”
Cuando las cosas no nos salen bien es sano luchar por cambiarlas, pero cuando esto es imposible, lo más sano es aceptar las cosas como son.

5.- “Creer que la desgracia humana se origina por causas externas y que la gente tiene poca capacidad o ninguna de controlar sus penas y perturbaciones”.
Aunque la mayoría de la gente pueda creer que las emociones negativas no se pueden cambiar y simplemente hay que sufrirlas, la experiencia demuestra que es factible el poderlas cambiar.

6.- “Creer que algo puede ser peligroso o es peligroso y sentirse terriblemente inquieto por ello y pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra”
El preocuparse mucho de que esto suceda no solo no evita que ocurra, sino que a menudo contribuye a su aparición y el inquietarse por una situación peligrosa conlleva a exagerar las posibilidades de que ocurra aunque esto sea muy improbable.

7.- “Creer que es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida”
La confianza en uno mismo solo proviene de hacer actividades y no evitarlas, si se evitan la existencia se hará más fácil pero a la vez aumentara el grado de inseguridad y desconfianza personal.

8.- “Creer que se debe depender de los demás y necesitar a alguien más fuerte en quien confiar”
Cuanto más se dejan las decisiones en los demás, menos oportunidad tiene uno de aprender, por lo que actuando así se genera más dependencia, inseguridad y pérdida de autoestima.

9.- “Creer que si algo que nos pasó en nuestra historia de vida determino decisivamente en la conducta actual y si eso fue tan fuerte que nos conmocionó debe seguir afectándonos indefinidamente”
Cuanto más influenciado se está por el pasado, más se utilizan soluciones a los problemas que fueron utilizado entonces pero que en la actualidad pueden ser ineficaces y por lo tanto se pierde la oportunidad de encontrar otras soluciones actuales y más útiles.

10.- “Creer que es deber de uno sentirse muy preocupado por los problemas y las perturbaciones de los demás”
El involucrarnos en los problemas de otros a menudo se usa como una excusa para no afrontar nuestros propios problemas.

11.- “Creer que siempre existe una solución precisa, correcta y perfecta para los problemas humanos, y que si esta solución perfecta no se encuentra sobreviene la catástrofe”
No existe ni seguridad ni perfección, ni verdad absoluta en el mundo, la búsqueda de seguridad solo genera ansiedad y expectativas falsas.

Estas ideas irracionales aparecen sin avisar cuando ya están adaptadas en nuestro sistema de creencias, y de pronto regimos nuestro pensamiento bajo sus líneas sin pensar que lo único que producen es generar depresión, angustia, estrés y /o ansiedad, desencadenando problemas de salud importantes; sería interesante que observaras si en algún momento estas creencias forman o formaron parte de tu pensamiento.

Cuando analizamos estas creencias y cuestionamos su autenticidad accedemos a poder cambiarlas y sustituirlas por otras que nos den poder, bienestar, tranquilidad y felicidad, desarrollando relaciones sanas en todos los aspectos especialmente en el área emocional traduciéndose en una buena comunicación y convivencia.

Les dejo una frase que según Albert Ellis resume su teoría que por cierto hasta la fecha es utilizada con éxito en la psicología clínica, laboral y educativa, y es del famoso filósofo griego Epiteto “Las personas no se alteran por los hechos, sino por lo que piensan acerca de los hechos”.