Únete a mi comunidad

Recibe un boletín semanal con los mejores artículos

* campo requerido
/ ( mm / dd )

 

La mayor parte del tiempo nos preocupamos por atender las necesidades básicas de nuestro cuerpo, como es comer, dormir, limpieza, etc. pero hay que recordar que no solo somos un cuerpo físico que además como tal tiene otras necesidades, como aprender a respirar conscientemente sino que somos el vehículo especial que contiene el alma, y esta contiene la esencia de quien en verdad somos.

Es fácil dedicarse al cuidado del cuerpo, mantenerlo sano y productivo es de vital importancia, pero no menos importante que esa parte de nosotros que en la medida que la atendamos es en la medida en que en verdad evolucionamos y que es el Alma.

El alma es quien en verdad tiene el aprendizaje en esta vida, es la que se afecta con cada situación dolorosa, aunque pareciera que el quedarse sin dormir por un pesar es lo más dramático, pero no es así ya que la importancia de no poder explicar a la mente que cada desilusión, cada cambio de camino, de relaciones rotas y cada situación que nos quita el aliento, no es otra cosa que el plan que está diseñado para un crecimiento personal.

 Y cuando entendemos esto es justo lo que nos da la libertad de experimentar, de luchar por un sueño, de ir más allá que lo que el cuerpo y la mente dicen, ya que estos últimos están limitados por reglas, códigos y limites, pero el Alma no y es ahí donde las experiencias tienen sentido.

Hay que preocuparnos por atender esta parte que no vemos pero que nos da la certeza de quien en verdad somos porque es lo que nos permite gozar cada experiencia, pero más que eso nos ayuda a sanar y liberar lo aprendido y evolucionar, para eso hay que hacer una conexión especial ya que esta no es una parte física, sino que podemos conectar con ella de otra manera que quizá ya hemos hecho en alguna ocasión sin saber que eso es lo que necesitamos.

Aquí te dejo algunas sugerencias sobre la manera de atender, cuidar y conectar con esta parte tan importante de nosotros, que nos revela mucho más que las palabras.
Lo primero es el Amor, estamos acostumbrados a juzgarnos y a castigarnos tanto que no le dejamos espacio para que el Amor entre o se conecte con nosotros, sin juicio sin crítica, ya que es como el encuentro con un gran amigo que siempre espera una caricia o un abrazo, así que amate por quien eres no por lo que haces.

La aceptación juega un papel muy importante en este proceso, ya que cada alma tiene una misión que es única e irrepetible, tanto que lo que tu dejes de hacer nadie lo hará por ti de la manera en que está diseñada, quizá alguien más lo haga pero no con tu energía porque es única, así que esto nos da a reflexionar en las veces en que te comparas con alguien más porque crees que es mejor o peor o que hace más cosas o que gana más dinero etc. Esto solo lastima tu esencia que ya es perfecta tal cual es.

Conecta con el Alma cuantas veces puedas, hay infinidad de formas, desde el contacto con la Naturaleza, hasta el arte o una película que te inspire, también lo puedes hacer a través de las manualidades porque en ellas se puede expresar con facilidad, quizá te ha sucedido que de pronto ves que hiciste cosas hermosas con tus manos y es tu Alma expresándose en todo su esplendor.

El Alma siempre tiene una misión especial, depende de nosotros descubrirla y una buena pista es observar que es lo que más te gusta hacer y disfrutas haciendo, de tal manera que puedes estar horas dedicada a esa actividad, esta es una señal de que estas en este mundo para aportar eso o la actitud detrás de la acción como el servicio, el acompañamiento, la inteligencia o el don de la palabra que muchos poseen y siguen inspirando a otros con sus diálogos o escritos.

Te recuerdo de nuevo que la Meditación siempre será una herramienta que te ayudará a ponerte en contacto con tu esencia y que a través de ella podrás tener mensajes que te ayuden en tu proceso de vida, o para aclarar alguna actitud que no encuentras la causa, para liberar patrones y muchas otras formas de liberación y sanación , todo esto ocurre a través de la Meditación.

Hoy te invito a que reflexiones el gran poder que habita en ti, y es tu esencia así que debes cuidarla y protegerla de todo, pero lo más importante es conectar con ella el mayor tiempo posible ya que es ahí en donde la existencia tiene sentido, las cosas cambian, el porvenir se aclara, el pasado queda atrás y empiezas a vivir el cielo en la tierra. Bendiciones.