Únete a mi comunidad

Recibe un boletín semanal con los mejores artículos

* campo requerido
/ ( mm / dd )

 

Cuanto sufrimiento por cuestión de no aceptar que nuestro bienestar es primero, aprender a merecer es una de las primeras condiciones de la libertad, de la felicidad y de la plenitud, porque todo empieza en hacernos conscientes de que por alguna razón que nadie sabemos estamos en este mundo, y si aún tenemos ese privilegio es porque hay algo por hacer y podemos hacerlo.

Con esto no quiero decir que precisamente tenemos que hacer cosas para existir, me refiero a que nos falta llegar a ese estado donde nos conectamos con el todo , donde vamos entendiendo nuestro proceso en la vida, donde poco a poco se van descubriendo los velos, y aprendemos a amar nuestra historia , todo lo que nos hizo ser las personas que somos, solo así podemos decir , merezco todo lo bueno, absolutamente todo lo bueno, es a base de reconocer, aceptar , perdonar que se va asimilando el tiempo presente y por ende la oportunidad maravillosa de existir.

 Quizá hay muchísimo dolor en tu niñez, pero la buena noticia es que ya no eres un niño sino un adulto, ya nadie te puede poner a hacer cosas que no quieres, nadie tiene el derecho a insultarte y mucho menos a cuestionarte, ni tu pareja ni tus padres, y no porque lo que ellos aporten no vale sino que la etapa que vivimos en este momento necesita un pensamiento diferente, un pensamiento panorámico, no los límites que nuestros padres tuvieron y que en algunos casos funcionó para ellos.

Necesitamos liberarnos de las creencias que cada día nos limitan y que no permiten disfrutar el presente, la única forma de crear y diseñar la vida que deseamos, es por eso que hoy te invito a que desarrolles en ti la habilidad de merecer, de disfrutar y de ser feliz, retira todo aquello que te estorba y entrégate a vivir plenamente, consciente de que todos estamos llamados a merecer lo mejor de la vida